Alcohólicos Anónimos en Jerez

El alcoholismo es una de las adicciones más toleradas por nuestra sociedad, que lleva a la muerte a miles de personas y destroza socialmente a la persona adicta, lo que le hace perder todas sus relaciones sociales, incluida su familia. Pero tiene arreglo. Los grupos de Alcohólicos Anónimos, ayudan a salir de esta enfermedad.

Puedes escucharlo aquí, en la entrevista que le hice a dos miembros de Alcohólicos Anónimos en Jerez.

Teléfono 628 84 28 33. Barriada de la Plata. Calle Jeromín. Número 7. Jerez de la Frontera.

Sin autobuses para obreros

Pasa ya casi el día de Año Nuevo y volvemos a la realidad, a la cruda realidad. No sé qué ocurrirá en la ciudad en la que vives o en tu pueblo o aldea. En la mía, en Jerez de la Frontera (Cádiz, España) no existen autobuses a la hora obrera. Digo ‘hora obrera’ porque de pequeñito yo cogía un autobús que tenía su ‘ticket obrero’ que te permitía la vuelta.

Los políticos profesionales y los que aspiran a serlo (distinto de los políticos por vocación que por desgracia, casi nunca llegan al poder o si llega, se van aburridos de la corrupción moral que se encuentran en determinados ambientes) ni se imaginan de las necesidades de la ciudadanía, y mucho menos, de la España que madruga. Esa España que se pronuncia tanto en los mitines pero que muy poca gente conoce.

Sí, amigos y amigas de la política, hay un Jerez que se mueve y madruga antes de la siete de la mañana, que se tiene que desplazar a una Estación de Trenes que no se encuentra en el centro de la ciudad y que hace imposible que mucha gente pueda ir andando, como por ejemplo, zonas como la de San Joaquín, La Granja o la zona Sur, a la que hay que añadir una subida en cuesta muy cansada. 

La cosa empeora porque en la misma plaza de la Estación de trenes y autobuses interurbanos existe un aparcamiento subterráneo, inútil, cerrado que solo ocupa sitio y quita el necesario para aparcar. Porque sí, por desgracia, Jerez de la Frontera es una ciudad diseñada para el uso del coche. Los carriles bicis son inútiles también. No atraviesan el centro de la ciudad y te dan rodeos enormes. 

Para colmo, este año inauguramos la prohibición de utilizar el monopatín eléctrico, con razón, por el riesgo de explosiones, en trenes y autobuses.

La bicicleta, tampoco es una alternativa eficaz, porque todos los usuarios con bicicleta no cabemos en un tren o autobús.

La única solución, pienso, es un autobús urbano, a las horas en la que la gente normal vamos a trabajar fuera de la ciudad y necesitamos coger  un tren a las 6.18 ó 6.48 ó 7:34 para ir a Cádiz ó Sevilla.

Una de las razones al desconocimiento de estos horarios de trabajo fuera de la ciudad por parte de los políticos, aparte de que no haber trabajado jamás a esas horas, es también la fobia que existe al funcionariado. Un político normalmente no se lleva bien con el o la funcionario. El motivo suele ser la envidia. Muchos de ellos quieren vivir de la política pero no pueden hacerlo eternamente porque para ello tendrían que hacer una oposición y más fácil no estudiar que estudiar. Y como esos horarios son horas de funcionarios, les da igual.

Pero también ignoran, que son muchas las personas, mujeres sobre todo, sanitarias, limpiadoras, auxiliares de personas mayores, empleadas en tiendas, farmacias, colegios privados, etc… y por supuestos, estudiantes, que también salen por la mañana.

A lo mejor está llegando el momento de que todas esas personas del Jerez que madruga nos organicemos para que los políticos, que solo entienden en número de votos, nos oigan.

(c) Alfonso Saborido @asaborido en X.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies