Categories
LIBROS

Novela: El chico del corazón blandito #Reseña

Previo a la reseña que pongo abajo para Amazon, donde compré el libro, también quiero hacer mención a algo que no tiene que ver con la lectura pero sí con el autor que me parece digno de señalar.

¿Cómo ha llegado a mí este libro? Por publicidad en Facebook. Una buena fotografía del autor Julio Marín, joven, y sobre todo el título. ‘El chico del corazón blandito’. El título del libro fue lo que me metió por los ojos. Por eso pinché en la publicidad. Será por autores que me aparecen en los anuncios. Pues este fue el que acertó para llamarme la atención. Si la novela es muy buena, también lo es y mucho, el marketing social que el autor está haciendo a través de las redes. De eso sé un poquito y lo está haciendo de manual. Este libro llegará lejos y eso que ya ha recorrido un gran camino.

Tres días he tardado en leérmelo. Tiene una lectura fácil. Sus personajes te llegan y juegan con lo que pasó en el pasado y por qué ocurrió lo que ocurre en el presente. Pero a la vez te va dejando intrigas durante toda la novela que te empuja a llegar al final y no dejar de leer. O en otras palabras, te engancha.

El tema a tratar es difícil, de hecho, nadie habla de ello. Porque sí, hablamos del bullying, pero muy poco, de sus consecuencias. Con una delicadeza sutil, el autor te va llevando por un mar de sentimientos donde llegas a empatizar, odiar, querer o sentir compasión por sus personajes. Los entrelaza como una cadena y vas descubriendo que cada cosas que haces en la vida, tiene sus consecuencias. El libro te enseña a que debemos pensar un poquito más antes de actuar.

Yo me he enfrentado dos veces a la situación que centra la novela. Por eso no puedo ser objetivo, porque hablo desde mis sentimientos y no como lector. O sí, puede ser objetivo, porque reconozco que el autor sabe muy bien de lo que habla. A veces, quien relata la novela me ha parecido que contaba trozos de mi propia vida. Este libro no es un invento. No es ficción. Es una fotografía de lo que pasa en la mente de muchos jóvenes. Y en mis tiempos, cuándo tampoco éramos tan jovenes y teníamos el corazón, como Adrían, blandito. Hoy, lo tengo más duro, pero la novela también te da la fórmula para calentarlo, con esa hoguera, y que se vuelva blandito, otra vez. Aunque sea un ratito.

Mi pareja es docente y se lo he recomendado. Debería ser un libro que estuviera presente en todos los institutos, en toda la enseñanza secundaria de España y en donde se hable español. Porque más que un libro, es un salvavidas.