Alcohólicos Anónimos en Jerez

El alcoholismo es una de las adicciones más toleradas por nuestra sociedad, que lleva a la muerte a miles de personas y destroza socialmente a la persona adicta, lo que le hace perder todas sus relaciones sociales, incluida su familia. Pero tiene arreglo. Los grupos de Alcohólicos Anónimos, ayudan a salir de esta enfermedad.

Puedes escucharlo aquí, en la entrevista que le hice a dos miembros de Alcohólicos Anónimos en Jerez.

Teléfono 628 84 28 33. Barriada de la Plata. Calle Jeromín. Número 7. Jerez de la Frontera.

La hipocresía en la lucha contra la droga.

No seamos hipócritas. Claro que nos duele la muerte de los Guardias Civiles en Barbate. Pero ¿de verdad os sorprende? Tarde ha pasado. ¿Nadie recuerda ya la película de ‘El Niño’? Tiene ya años la cinta y a nadie nos sorprendió entonces lo que contaba. Porque lo que contaba es lo que ha pasado hoy. Justo lo mismo. Incluso moría un policía que iba en un helicóptero.

No. No vale el argumento de que en la provincia de Cádiz no hay trabajo (que es verdad que no hay) y que hay que invertir en planes de empleo. Esos planes de empleo no valen para nada por que jamás se va a pagar en un plan de empleo de esos a un trabajador lo que se gana con el trapicheo de la droga. Y no hablemos del trapicheo a alto nivel.

Para luchar contra la droga se me ocurren algunas. Una, que se dote a las fuerzas de seguridad con todo el personal posible, con dotaciones de defensa adecuada. Cosa que ahora no existe y a la vista está.

Otra sería legalizar la droga. La droga sería haciendo daño pero estaría controlada. Como se hace con el tabaco y el alcohol. Quien quiere dejarlo tiene mejores posibilidades que quien consume droga ilegal. Además, terminaríamos con las mafias.

Pero ¿quién es la mafia? Ahí está la madre del cordero. ¿Tienen los políticos gobernantes de España interés en que las mafias de la droga desaparezcan? ¿O son los suficientemente inteligente como para luchar contra ella? Lo digo por aquella fotografía que adjunto que publicó EL PAÍS en la que el presidente del Partido Popular, Alberto Nuñez Feijoó, estaba navegando con un narcotraficante, pero él no lo sabía o no se había dado cuenta.

Pues así estamos. Dudo mucho que en los grandes partidos gobernantes de España (Y de la Unión Europea) haya interés real en terminar con el tráfico de drogas.

Pero mientras la población miramos hipócritamente para otro lado, que sepan que como decimos donde vivo, no nos chupamo er deo.

Descansen en paz, los guardias civiles y fuerza para su familia, porque la van a necesitar.

Ciencia y Ciencia ficción

OFICINA DE INFORMACIÓN PÚBLICA
LABORATORIO DE PROPULSIÓN A JET
INSTITUTO DE TECNOLOGÍA DE CALIFORNIA
ADMINISTRACIÓN NACIONAL DE AERONÁUTICA Y ESPACIO (NASA)
PASADENA, CALIFORNIA. TELÉFONO (818) 354-5011
Pie de foto
Voyager 1-30
P-21150C
28 de febrero de 1979

Cuando yo era chico, con unos diez años, leí en una revista del corazón de mi madre, @lecturas, un reportaje de J.J. Benítez que hablaba sobre un avistamiento de ovnis en Perú y un posterior contacto extraterrestre. Yo entonces, me lo creía todo y estaba alucinado con que hubiera vida en otros sitios. Con los lanzamientos de las naves Voyager y el enterarme de que iban a pasar por, entre otros sitios, el satélite de Júpiter, Ganímedes, me creo gran inquietud porque estaba convencido de que las naves fotografiarían todas las ciudades de los habitantes de allí. Mi gozo en un pozo. Cuando pasó la Voyager 1 marzo de 1979 y no fotografío NADA, sufrí una gran desilusión. La de la mentira y la de la gente que cuando escribe, no separa la ciencia de la ciencia-ficción. En cierto modo, mi primera novela ‘El andaluz que viajó a las estrellas’ viene de ahí. Aprendí a crecer de esa manera. Siempre leyendo.

Sin autobuses para obreros

Pasa ya casi el día de Año Nuevo y volvemos a la realidad, a la cruda realidad. No sé qué ocurrirá en la ciudad en la que vives o en tu pueblo o aldea. En la mía, en Jerez de la Frontera (Cádiz, España) no existen autobuses a la hora obrera. Digo ‘hora obrera’ porque de pequeñito yo cogía un autobús que tenía su ‘ticket obrero’ que te permitía la vuelta.

Los políticos profesionales y los que aspiran a serlo (distinto de los políticos por vocación que por desgracia, casi nunca llegan al poder o si llega, se van aburridos de la corrupción moral que se encuentran en determinados ambientes) ni se imaginan de las necesidades de la ciudadanía, y mucho menos, de la España que madruga. Esa España que se pronuncia tanto en los mitines pero que muy poca gente conoce.

Sí, amigos y amigas de la política, hay un Jerez que se mueve y madruga antes de la siete de la mañana, que se tiene que desplazar a una Estación de Trenes que no se encuentra en el centro de la ciudad y que hace imposible que mucha gente pueda ir andando, como por ejemplo, zonas como la de San Joaquín, La Granja o la zona Sur, a la que hay que añadir una subida en cuesta muy cansada. 

La cosa empeora porque en la misma plaza de la Estación de trenes y autobuses interurbanos existe un aparcamiento subterráneo, inútil, cerrado que solo ocupa sitio y quita el necesario para aparcar. Porque sí, por desgracia, Jerez de la Frontera es una ciudad diseñada para el uso del coche. Los carriles bicis son inútiles también. No atraviesan el centro de la ciudad y te dan rodeos enormes. 

Para colmo, este año inauguramos la prohibición de utilizar el monopatín eléctrico, con razón, por el riesgo de explosiones, en trenes y autobuses.

La bicicleta, tampoco es una alternativa eficaz, porque todos los usuarios con bicicleta no cabemos en un tren o autobús.

La única solución, pienso, es un autobús urbano, a las horas en la que la gente normal vamos a trabajar fuera de la ciudad y necesitamos coger  un tren a las 6.18 ó 6.48 ó 7:34 para ir a Cádiz ó Sevilla.

Una de las razones al desconocimiento de estos horarios de trabajo fuera de la ciudad por parte de los políticos, aparte de que no haber trabajado jamás a esas horas, es también la fobia que existe al funcionariado. Un político normalmente no se lleva bien con el o la funcionario. El motivo suele ser la envidia. Muchos de ellos quieren vivir de la política pero no pueden hacerlo eternamente porque para ello tendrían que hacer una oposición y más fácil no estudiar que estudiar. Y como esos horarios son horas de funcionarios, les da igual.

Pero también ignoran, que son muchas las personas, mujeres sobre todo, sanitarias, limpiadoras, auxiliares de personas mayores, empleadas en tiendas, farmacias, colegios privados, etc… y por supuestos, estudiantes, que también salen por la mañana.

A lo mejor está llegando el momento de que todas esas personas del Jerez que madruga nos organicemos para que los políticos, que solo entienden en número de votos, nos oigan.

(c) Alfonso Saborido @asaborido en X.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies