Categorías
POEMAS

Preso

Besos presos
Imagen de M P en Pixabay

Metí presos los besos que querían salir de mi boca,

porque el amor que llevaban eran delito y fruto del demonio.

Acordoné mis manos y las amarré con cuerdas, con sogas de rafia,

para que no escaparan las caricias que salían por mis dedos.

Tapé mis ojos con un antifaz de pirata para apagar mis miradas,

que tenían prohibido recorrer cada punto de cuerpo y de tu cara.

Até mis piernas para que no pudieran recorrer las distancias

que mediaban entre tu cuerpo y el mío, que sentía tu atracción de imán.

Me clavé una daga en el corazón para que se desangrara

y mi sangre no regara el cerebro que sólo quería que te amara.

Seguí las instrucciones de las leyes de los hombres de negro

que me imponían en el nombre de un dios mudo y terrible.

Aquí estoy preso, autista encadenado en mi cárcel de muerto.

Solo por amar el amor libre que los hombres de negro me prohibieron.

(c) Alfonso Saborido, 27 julio 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *