¿Cuánto tiempo se tarda en aprender Reiki?

por | 1 de mayo de 2019
Formación

Pixabay

Es una de las preguntas típicas que suele hacer una persona al comenzar a estudiar Reiki. ¿Cuánto dura la formación? ¿Cuánto tiempo se tarda en aprender Reiki? Pues depende del maestro o la maestra. Cada cual tiene su sistema. Es verdad que se sabe que Mikao Usui tardaba mucho en preparar a sus alumnos. ¿Pero qué ocurre hoy? Te puedes encontrar cursos exprés que te preparan en un fin de semana. Estos casos desde mi opinión no te forman del todo bien. Solo te dan el conocimiento de golpe y luego quedas solo a tu libre albedrío y muchas veces sin una guía que seguir.
Yo lo aprendí despacio, en la Asociación de Reiki de Puerto Real yo iba una vez a la semana, donde nuestros maestros nos iban formando tanto en la teoría como en la práctica. Yo creo que tardé en iniciarme en Primer Nivel desde que empecé unos cinco meses.
Como digo, hay muchas maneras. Tantas como maestros hay. Yo es explico como lo hago yo.
He decidido hacer en esta época de mi vida la formación a distancia, porque en primer lugar, ahora estoy muy cogido de tiempo en mis asuntos personales. He hecho formación presencial y eso ocupa una tarde mínimo a la semana. Tiempo del que ahora no dispongo. Así que en mi caso, ahora mismo la formación es a distancia.
En primer nivel el proceso es la lectura y estudio de mi manual de primer nivel. La resolución de dudas y el ejercicio final. Si una persona se pone intensamente lo podría realizar en una semana. El segundo nivel dura prácticamente lo mismo, porque suelo hacer repasar el primer nivel. Y además, el segundo nivel es muy fácil, ya que lo gordo lo aprendes en primero. Pero normalmente las personas suelen tardar unos veinte días en cada nivel de media.
El ejercicio final lo hago para comprobar que la persona ha aprendido bien. Existe la picaresca y tampoco voy a dar diplomas a diestro y siniestro a alguien que no se lo merezca. En todo el tiempo que llevo con la formación a distancia, sólo una persona me di cuenta de que no tenía interés en hacerlo y lógicamente no superó el curso de formación.


Otra de las cuestiones controvertidas es la separación que tiene que haber entre la formación entre niveles. Unos dicen que tiene que pasar un tiempo practicando, otros que no. A ver, yo entiendo que se necesite la práctica, pero el maestro es capaz de detectar en su alumnado la ‘necesidad’ que tiene de aprender. Por ejemplo, me llega mucha gente que quiere aprender reiki para dejar de fumar. Eso se da en segundo nivel. ¿Tengo que hacerles esperar para algo que realmente necesitan y que influye en su salud? Yo en este caso, automáticamente que terminan el primer nivel y sus – importante para mí – 21 días de respeto y homenaje a Mikao Usui, ya pueden comenzar la formación de segundo nivel.
Tercer nivel y maestría ya es distinto. Hablamos de dos niveles que cada maestro da como le parece. Hay maestros que en el colmo de alargar la formación dan primero, segundo, primera parte de tercer nivel y segunda parte de tercer nivel y luego maestría. Imaginaros cuánto puede costar la formación con un maestro así.
En mi caso, yo la hago como me lo enseñaron mis maestros, el tercer nivel y la maestría los considero el mismo nivel. El procedimiento de formación es distinto, claro está. Es mucho más teórico y exige la lectura de varios manuales de varios maestros, así como de varios libros sobre Reiki que completen la formación básica del maestro. Y digo básica porque esta materia del Reiki nunca se termina de aprender del todo. Quien diga que lo sabe todo… es que realmente no sabe nada.
Otro detalle importante que no quiero olvidar es que cuando me llegan alumnos de otros maestros, exijo el certificado correspondiente, aunque luego los formo con mis manuales. Por ejemplo, si tienen segundo nivel y quieren hacer maestría, antes le doy mi manual de segundo (que contiene primero) para que vean las cosas que han podido aprender que yo no haya enseñado y viceversa, cosas que yo enseñe que otros no lo hacen. Y es como como todo en la vida y como dice el refrán: ‘Cada maestrillo tiene su librillo’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.