¿Cuántas sesiones de reiki necesito? El apego

por | 6 de diciembre de 2018

Bien. Supongamos que ya sabemos dar una sesión de reiki. Como terapeutas nos podemos preguntar qué cuántas sesiones de reiki tenemos que dar. Como paciente nos podemos preguntar cuántas sesiones necesitaremos.

El caso es como siempre digo: Reiki no es ciencia. No es matemáticas. Aquí no hay nada fijo y estático. Normalmente nos tenemos que dejar llevar por la intuición. Tanto terapeutas como pacientes. Lógicamente, los motivos por los que una persona solicita recibir reiki son muchos. No es lo mismo pedir reiki por un resfriado, que por una pierna rota o por una enfermedad grave. Cada cual necesitará una sesión, varias sesiones en la semana o una única sesión semanal, varias al mes, etc… También serán más seguidas o más separadas dependiendo e la necesidad como digo que vea el terapeuta o que vea el paciente. Así que la decisión queda al libre albedrío de cada cual, que tendrán que llegar a un acuerdo si es es que discrepan los criterios. El terapeuta puede decir que no necesita más pero el paciente puede sentir que sí quiere más. Como digo, hay que llegar a un acuerdo.

Pero ojo, tenemos que tener cuidado con la picaresca que acompaña por desgracia al mundo del reiki. Si el terapeuta te está cobrando por sesión, puede caer en la trampa de meterte más sesiones de las que necesites y así llevarse un dinerito. Un dinerito que es tuyo. Si crees que no necesitas más, no vayas más, por mucho que te lo digan.

También hay que tener mucho cuidado con el apego, que consiste en crear un vínculo especial con un terapeuta que termine en una dependencia total de él. Y eso no es bueno. Sucede en muchas asociaciones de Reiki que los pacientes prefieren recibir reiki por parte del terapeuta tal o de otro terapeuta. Ocurre que uno tiene cola para tratar y el otro no tiene a nadie. Esto es un error. Reiki es reiki y da igual quien lo canalice. El que un terapeuta te caiga mejor o peor ya es un problema que creas tú y que no deberías permitirlo.

El buen terapeuta también tiene que estar ojo avizor e impedir que ningún paciente cree un apego con su persona porque entonces estará perdido. Del apego al acoso sólo hay un palmo.

Por eso lo mejor, insisto siempre, es que que cada cual aprenda a dar reiki. Primero, para tener siempre la herramienta a mano del auto reiki, y segundo para poderlo dar a personas cercanas, gratuitamente sin tener que hacer que la gente gaste dinero o tiempo.

 

Esta publicación sale primero en Reiki Gratis Reiki Andaluz por el maestro Alfonso Saborido. alfonso.saborido@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.