Envío de Reiki – Reiki en grupo – Más Reiki

por | 20 de noviembre de 2018

Dolor

Me pide una alumna que envíe Reiki a un familiar que está enfermo. A ver. Puedo hacerlo, claro que sí, pero ya he explicado muchas veces que el Reiki a distancia no es tan eficaz como el Reiki presencial. La causa fundamental es que no hay contacto de manos con el paciente. Otra cosa que hay que tener muy clara es que el paciente quiera recibir Reiki.

El objetivo de este blog y de que yo enseñe Reiki gratuitamente es que la técnica esté al alcance de todo el mundo. De que nadie tenga que pedir a nadie que le envíe Reiki. En el caso de que una persona esté enferma, lo mejor es que practique el auto reiki, algo que puede hacer si lo aprende por sí misma y es iniciada. En el caso que la enfermedad le imposibilite hacer auto reiki, porque esté inmovilizada, inconsciente o sencillamente, no tenga ganas de ponerse las manos, siempre queda la posibilidad de que algún familiar o amigo le dé las sesiones de Reiki.

Lo importante es que en esto seamos independientes. Que Reiki no sea una técnica para unos pocos. Que sea una técnica para todos y todas y no exclusiva de nadie.

El Reiki a distancia es efectivo pero ya digo, yo no le doy un poder superior al que pueda dar una oración. Es sólo comparar. Quien practica Reiki sabe que los resultados son completamente distintos, aunque en el Reiki a distancia funciona también mucho la sugestión. Saber que alguien te envía Reiki para que te pongas mejor (o que ora por ti) ya por eso sólo, hace que tu estado de ánimo mejore.

Además, se comete otro error. Se piensa que por más personas que envíen Reiki, más Reiki llegará y más pronto será el alivio de la enfermedad. No. Reiki es Reiki. No tiene ni más potencia ni menos potencia. Es lo que es. Lo envíe una persona o la envíe mil. Recibirá lo mismo. Y ojo, no confundir el envío de Reiki con las ruedas de energía. Las ruedas de energía son otra cosa, no son Reiki, aunque mucha gente que practique Reiki también haga ruedas de energía. Eso no es Reiki, aunque trabaje con energía. No digo que sea malo. No. Pero no es Reiki.

También llego al ejemplo anterior de nuevo. Vayamos a lo presencial. La experiencia de que te den Reiki entre varias personas no tiene nada que ver con si te la da una. Es mucho más intensa, algo que no se alcanzará ni en sueños haciéndola a distancia.

El dar Reiki en grupo es una experiencia como digo plenamente satifactoria. Es fácil de hacer. Si son dos personas las que dan Reiki, una puede comenzar por la cabeza y la otra por los pies, e ir cambiando de posición las manos hasta encontrarse en el centro del cuerpo. Si son más de dos, se pueden repartir el cuerpo. Por ejemplo, si fueran cuatro, una se dedica a la cabeza, otra a los pies y piernas, otra al lateral derecho y otra al izquierdo.

Con esta práctica digo, las sensaciones son sublimes pero si seguimos la pauta de cambiar de posición cada tres minutos, la sesión será muy corta. Recuerden que una persona sola tarda 40 minutos en una sesión normal de Reiki. Dos personas, 20 minutos. Cuatro personas, 5 minutos.

Lo ideal es en este caso, cambiar las manos cada 5 minutos o buscar puntos nuevos donde colocar las manos para hacer la sesión más extensa y gratificante al paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.