Reiki para descreídos

por | 2 de noviembre de 2018
Autoreiki

Autoreiki

La práctica de Reiki consiste en una serie de imposición de manos que produce bienestar en las personas y le ayuda a cambiar su estado anímico para enfrentar una enfermedad o no tenerla, potenciando nuestro sistema inmunitario. Eso sería en manera muy básica lo que consiste en la práctica de Reiki. ¿Que se parece al ‘sana sana culito de rana’ que hablaba el ministro Duque? Sí, en cierto modo, se basa en lo mismo. Pero porque lo desprecie el ministro que es astronauta pero que no sabe de cuentas con Hacienda, no tiene por qué dejar de ser efectivo.

Si coges un manual de Reiki te vas a encontrar con mucho más. Te van a hablar de los chakras. Te van a hablar de la Energía Universal (El Rei) y de la Energía Vital (el Ki). Otros manuales son más atrevidos: te hablarán de guías espirituales, de ángeles, de difuntos y  lo más atrevidos, hasta de extraterrestres.

En ti está el escoger.

Yo tengo mis creencias personales que como son personales NUNCA las mezclo con Reiki. Si hablo en otros sitios de religión, de lo que creo, de lo que no creo, pero quien sigue mi manera de enseñar Reiki sabe que soy muy aséptico en su enseñanza, sin entrar en más asuntos.

Así que… ¿una persona que no cree en Dios, que no cree en entidades espirituales, que no cree en la vida después de la vida, que no cree en la existencia de los chakras, etc. etc.. puede practicar Reiki? Definitivamente sí. Lo único que no haría determinadas cosas y se quedaría en lo esencial.

Pero antes de explicar la técnica, hagamos un inciso e importante: ¿y si la persona tampoco cree en el uso de los símbolos, en que la energía se pueda canalizar a través de nuestras manos, etc..? Pues entonces no utilizaríamos símbolos.

La sesión de reiki simplificada quedaría como sigue:

Si es para recibir una terapia de Reiki:

El paciente se tendería en la cama. El terapeuta haría su meditación o su oración o lo que acostumbre a hacer mentalmente y directamente colocaría sus manos en ojos – sienes – nuca – coronilla – garganta – pecho – estómago – vientre – muslos – rodillas – media pierna – pies (estas posturas pueden varias por comodidad o costumbre del terapeuta). Una vez hecho, se despierta al paciente lentamente (parece de perogrullo lo que estoy diciendo, pero es importantísimo esto) y ya está hecha la sesión.

En caso de autoreiki: exactamente lo mismo, e importante, hasta donde te lleguen las manos. No fuerces posturas. O sea, no te des Reiki en los pies porque te puedes lastimar o vas a estar incómodo. Yo llego hasta las ingles. Por cierto una zona, que sólo puedes llegar en autoreiki. Si eres quien da Reiki, sabes que tienes que respetar las zonas genitales. Además, el Reiki llegará a donde tenga que llegar. No hay problema en esto.

Resumiendo, la sesión de Reiki para alguien que no crea tendría el efecto similar a una meditación o a una técnica de relajación que es, demostrado, beneficiosa para la salud. Si alguien que no cree y no sabe autorelajarse o relajar a alguien, lo consigue practicando las técnicas del Reiki, eso que ha ganado.

Habrá algún purista que se pregunte: ¿Y cómo dar reiki sin símbolos, sin guías, sin etc…? Sencillamente porque en Reiki lo que importa es la intención. Haga quien lo haga. No hay gente con poderes espaciales para dar Reiki. Lo puede hacer cualquiera. Si tienes alguna duda, no dudes en hacer un comentario y compartir el post si lo ves útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.